miércoles, 18 de abril de 2018

Trump contra Siria

Y contra Venezuela, Corea del Norte, Irán, etc.

El estilo provocador (matonil) de Trump engaña, parece que es sólo un fanfarrón, pero es algo más, mucho más. Recuperar el "sistema nacional americano" tenía que tener sus transacciones, una de ellas es con el Sionismo, al que Trump y su gabinete gubernamental se ha plegado completamente. 

No sólo eso, la marcha atrás contra Venezuela ha comenzado, en realidad comenzó el verano pasado cuando el madurismo lanzó su reforma constitucional que es toda una nueva Constitución para Venezuela. Y esa cuenta atrás ha llegado a cero. La Venezuela chavo-madurista ya no tiene más tiempo que comprar, toda su credibilidad internacional se ha agotado.

De manera que lo que en tiempos de la guerra fría se llamaba el "mundo libre" y ahora es simplemente Occidente tiene que tomarse su tiempo y preparar sus estrategias para, precisamente, cepillarse los restos de esa guerra fría. Venezuela está a punto de caramelo para caer en sus manos, lo que se dice a punto de caramelo, pero hay varios frentes de guerra abiertos en el mundo (como en la guerra fría), de manera que tiene que ir con tiempo, cuadrando sus negocios internacionales y la ambición del poder mundial.

En Oriente Medio comenzó una guerra regional a propósito de la ofensiva contra-revolucionaria del verano de 2014 que terminó degerando en la creación del Estado islámico (hoy en bancarrota, fundamentalmente gracias a la acción militar de Siria, Rusia, Irak, Irán y el Hezbollah libanés).

Esta guerra regional en Oriente Medio es una guerra suave (como en cierta ocasión la bautizó el lider de Hezbollah, Hassan Nasrallah), una guerra de media intensidad o templada... Lo más parecido en el siglo XX a ese escenario fueron los frentes de guerra abiertos en el Sudeste asiático en las décadas de 1960 y 1970. Pero, ¿qué ocurre cuando esos frentes de guerra regionales se unifican? Que tenemos una guerra mundial, es lo que venimos diciendo aquí cuando hablamos de la "tercera guerra mundial", que unos no lo ven y otros sí vemos. La confrontación entre EE. UU. y la URSS era de baja intensidad o fría, aunque tenía sus escenarios calientes... El más caliente de todos fue Europa, conviene recordarlos porque la gente suele pasarlo por alto. Europa fue un escenario de confrontación especialmente caliente en la guerra fría, todos los continentes la padecieron pero en Europa esa guerra corrío el peligro de volverse caliente, es decir de declararse abiertamente, por esa razón el deshielo en las relaciones entre EE. UU. y la URSS se intensificó con Reagan y Gorbachov y sobre-vino la perestroika, muy mal concebido en el mundo comunista, especialmente cripto-comunista, pero que yo la considero necesaria.

Como es necesaria una perestroika, ahora mismo, en América Latina, y ya se está llegando tarde. Si en Europa la confrontación entre EE. UU. y la URSS pudo llegar a ser caliente, en América Latina, ahora mismo, la confrontación entre ese Occidente capitaneado por el eje anglo-americano y Oriente envuelte en una entente cordiale entre Rusia, China e Irán no puede llegar a ser menos caliente, está al alcance de la mano la joya más apetitosa de toda América Latina, que no es Venezuela (con todas sus riquezas), que no es Colombia (con todo su potencial humano, agropecuario e industrial), es Cuba, porque Cuba es la cabeza pensante, la inteligencia estratégica, de una revolución latinoamericana que viene de mediados del siglo XX sino de antes. De manera que si para llegar a la URSS los yankis utilizaron a Polonia, como puerta de atrás, en los años 80 del siglo pasado, ¿qué van a utilizar ahora para llegar a Cuba?, Venezuela. Cuba es la joya de la corona de las Antillas, La Española querida de Cristobal Colón, el santuario de los indios Caribe, Cuba fue muchísimo para los españoles en tierras americanas y es un eje estratégico capital en la reconquista de Norteamerica del resto del continente. Luego vienen la preocupación por los derechos humanos, la democracia, etc., pero el pensamiento estratégico es ese, para que caiga Cuba tiene que caer Venezuela, y están muy adelantados en esa tarea. No será, por cierto, como quiso que fuera Bush y sus neocon. con el ALCA y el proyecto para un nuevo siglo americano, pero va a ser, trabajan en ello --y muchos estómagos agradecidos se lo agradecerán, valga la redundancia. Luego, por supuesto, está la reflexión sobre la democracia y tal, pero la idea estratégica es esa.

Por lo tanto, no es nada sencillo este enfrentamiento militar mundial que tiene a todo el mundo en llamas con una intensidad media o baja, pero que de baja no tiene nada para los países y pueblos que sufren la guerra o el terrorismo (que, en muchos sentidos, es delincuencia organizada metida a actividades políticas).

En Siria los yankis han tropezado con la base naval rusa de Tartus, en Ucrania, lo mismo, con la flota naval rusa estacionada en Crimea; en América Latina la base militar es la que tienen ellos en Cuba en permanente estado de guerra, en el Sudeste asiático deben proteger los inteses de sus aliados, y si sus aliados se les revuelven (el caso de las élites surcoreanas), se pone a nuevos dirigentes aliados en esos países.

Occidente está muy cerca del jaque mate, muy cerca. Por eso el atrincheramiento de la dirigencia china. No sé si veremos un Oriente Medio sionista, en todo caso, el Oriente Medio que vemos es lo más parecido al triunfo del sionismo en Oriente Medio. En cuanto al triunfo del capitalismo en América Latina, insisto, no será como lo planearon Bush y sus neocon, el protagonismo estará más repartido pero no será menos contundente. En cuanto a China, siempre tienen presente que el enemigo está a las puertas de la muralla.

De todas las papeletas mundiales, posiblemente la que lo tenga más difícil sea la Unión Europea porque es un mastodonte que ya no vale.


Benito García Pedraza


Post-scriptum: No vivimos una guerra mundial fría, como en la segunda mitad del siglo XX, sino una guerra mundial templada, provocada la necesidad de los países capitalistas de valerse de un enemigo que estuviera a la altura del anterior campo socialista para asolar el mundo, conquistar países y robar materias primas. Si la guerra fría era especialmente dramática por lo que tenía de radical confrontación de dos modelos estatales antagónicos, la actual guerra templada tiene tanto elementos dramáticos e inquietantes como otros de farsa y tragicomedia, pero no por ello es menos peligrosa que la anterior confrontación fría entre EE. UU. y la URSS e, incluso, en cierto sentido, es mucho más peligrosa que aquella porque las fronteras entre los países y las propuestas políticas de cada Estado son mucho más desdiferenciadas y, hasta cierto punto, idénticas, con lo cual el conflicto mundial está mucho más abierto a la confusión, la traición, el chantaje y el terror indiscriminado.

viernes, 9 de marzo de 2018

El sionismo suma apoyos para confirmar a Jerusalén como capital de Israel --¿a cambio de qué?



sábado, 3 de marzo de 2018

¿Pero no eran Trump y Putin compis?


Cuando queda poco tiempo para que de inicio a la campaña electoral para las elecciones presidenciales rusas, el actual presidente, Vladimir Putin, que se presenta como independiente [aunque con el apoyo expreso de su partido, Rusia Unida], ha hecho una manifestación del nuevo poderio militar ruso, presentando a la prensa seis nuevas armas de su arsenal militar, nada menos que nucleares...


Quiza algún mal pensado pueda llegar a la conclusión de que:
1.º Con esta sobre-representación del nuevo poderio militar ruso (con el que se intenta emular al anterior de la URSS) han saltado por los aires los acuerdos internacionales sobre control armamentístico, especialmente los referidos al control y disminución de los arsenales de armas atómicas (*).
2.º Se evidencia que el mundo entero se encuentra, de nuevo, inmerso en una carrera de armamento que sólo puede embargarnos a todos de miedo, que hace al mundo inmensamente más inseguro, y que dibuja un muy inquietante futuro para la humanidad (**).

Pero, tranquilos, es sábado, aún os queda otro día para disfrutar del fin de semana. Del próximo ya hablaremos.

--
(*) Alguien, especialmente del mundo diplomático, podría explicarle a Putin la importancia de los pre-acuerdos de Reikiavik entre Reagan y Gorbachov, y por qué la URSS se avino desde los tiempos de Breznez a firmar acuerdos de control y limitación de los arsenales de armas nucleares con EE. UU. Porque este tipo de demostraciones militares no ayudan en ningún sentido, ya sé que EE. UU. tiene su propagandístico "escudo anti-misiles", además de rodeada a Rusia de bases militares de la OTAN, pero, francamente, el camino que inicia Putin con este tipo de manifestaciones es de lo más inquietante, ¿se sentirá obligado a hacerlo?, ¿por quién?, ¿sólo por EE. UU.? En fin, muy inquietante.

(**) Hasta hace poco, Putin decía que Rusia no estaba en ninguna carrera armamentística, obviamente esa afirmación está ya más que periclitada. También Putin, Medvedev o Lavrov (el tradicional ministro de exteriores ruso) siempre se han referido a EE. UU. y la Unión Europea como "aliados", lo que no se sostiene después de que Putin visualizara un vídeo en pleno Parlamento ruso donde uno de los nuevos ingenios nucleares rusos atacaba a EE. UU. En fin, es todo tal despropósito que es difícilmente comprensible, a no ser que recurramos a la "psicología política" o simplemente al business. Una pena.


Acuerdos de limitación y/o reducción del arsenal nuclear entre EE. UU. y la URSS-Rusia:
- Acuerdo sobre misiles anti-balísticos entre Richard Nixon y Leónidas Brevnev.
- Acuerdos SALT I y SALT II firmados entre Jimmy Carter y Leónidas Brevnev.
- Acuerdo START I firmado entre George Bush y Mijail Gorbachov.
- Acuerdo START II firmado entre George Bush y Boris Yeltsin.
- Tratado de "reducción de ofensivas estratégicas" firmado entre George W. Bush y Vladimir Putin.


Declaraciones de Vladimir Putin durante la visita a la Academia Militar Pedro el Grande, el 22 de diciembre del año pasado:


Intercambio de declaraciones a propósito de la carrera armentística entre Trump y Putin en diciembre de 2017:
- En las mismas fechas, se hace pública la carta que Putin envía al presidente Trump para felicitarle las Navidades y el año nuevo, donde le expresa que "Espero... que seamos capaces, actuando de manera constructiva y pragmática, de dar pasos reales para restaurar la cooperación bilateral en distintas áreas". Sobre esta carta, Trump comenta públicamente "es muy bonita, sus ideas son correctas".





Discurso íntegro del presidente ruso, Vladimir Putin, ante el Parlamento de su país, sobre política nacional e internacional [se trata de un discurso dado anualmente por Putin, aunque en este año tenga un marcado carácter electoral, si bien lo niegue el mismo presidente]:

viernes, 2 de marzo de 2018

Hola, va haber elecciones presidenciales [aprovechadas para hacer unas macro-elecciones por cuenta y riesgo exclusivamente del régimen] en Venezuela, pero eso no servirá para acabar con la miseria en todos los sectores del pueblo venezolano --cuya responsabilidad es básicamente de su nefasto gobierno por su robo, corrupción y criminal manejo del Estado en contra del propio ordenamiento jurídico de Venezuela. Disfruten de este fin de semana si pueden, y esten atentos, porque cada vez tiene menos tiempo que comprar la nefasta dictadura de Venezuela, sólo comparable a la Alemania nazi o al Jemer rojo camboyano.