sábado, 30 de noviembre de 2013

El presidente de la Generalitat catalana ha estado de gira por Israel para defender la secesión

Artur Mas indigna a las Autoridades Palestinas al no querer reunirse con ellas durante su viaje a la región

La decisión de Artur Mas de no reunirse con ninguna autoridad palestina en los cuatro días que ha durado su viaje oficial a Israel ha causado un profundo malestar en la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). El presidente de la Generalitat ha optado por entrevistarse solo con autoridades Israelíes con el argumento de que el viaje era eminentemente económico. Sin embargo ha pisado suelo que las autoridades palestinas consideran ocupado al visitar la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El portavoz de la OLP, Xavier Abu Eid , explicó a EL PAÍS que Mas no debería haber pisado la Ciudad Vieja de Jerusalén si su visita se limitaba solo a Israel. “No le vamos a decir que no vaya a Israel, pero si no quiere ir a Palestina sí le pedimos que no vaya a Jerusalén Oriental”, dijo. La razón que argumenta la OLP es que, con esta actuación, “de forma consciente o inconsciente Mas ayudó a legitimar una ocupación que reconocen todos los organismos oficiales”, dijo este portavoz.

La comunidad internacional no reconoce la anexión de Jerusalén Este, dentro de la cual la OLP incluye la Ciudad Vieja de Jerusalén, por parte de Israel y sigue considerando que es un territorio ocupado, donde los palestinos quieren establecer la capital del Estado al que aspiran.

Del mismo modo, al gobierno de la Autoridad Nacional Palestina le parece que la actuación del presidente catalán es especialmente censurable dadas las relaciones de “respeto” y “admiración” que entre el pueblo palestino existe hacia España “y particularmente hacia Cataluña”. Por esta razón el portavoz de la OLP considera que el presidente catalán “se ha puesto en el lado equivocado de la historia”.

Según las autoridades palestinas, la visita que Mas hizo a Jerusalén Este, donde se halla el Muro de las Lamentaciones, lugar más sagrado del judaísmo, acompañado de una nutrida comitiva, no forma parte de los recorridos habituales de los jefes de Estado que solo visitan Israel.

“Sabemos que el señor Mas no es líder de un Estado. Sin embargo, e independientemente de su condición de presidente autonómico, el derecho internacional rige para todos”, dijo Abu Eid, quien remachó. “Lo que ha hecho el presidente de la Generalitat es una grave falta”.

Durante el viaje a Israel Mas ha argumentado que solo se reunía con dirigentes israelíes porque el viaje era más económico que político. La mayor parte de actos del presidente catalán han sido en universidades, centros de investigación y con empresas locales. Con todo, también fue recibido por el presidente de Israel, Shimon Peres y por el ministro de Finanzas, Yair Lapid, quien muchas encuestas sitúan como bien posicionado para llegar en el futuro al puesto de primer ministro.

La OLP confirmó ayer que Mas no solicitó en ningún momento reunirse con ellos. La organización se está planteando protestar formalmente ante la embajada de España en Israel, que colaboró activamente en la organización de la visita.

Otras fuentes palestinas indican que lo lógico hubiera sido que, en caso de no quererse entrevistar con ningún dirigente de alto nivel de la Autoridad Nacional Palestina, el presidente catalán hubiese tenido algún tipo de gesto hacia este país visitando de forma privada alguna de las ciudades palestinas próximas a Jerusalén, como Belén.

La polémica abierta por Artur Mas recuerda a la OLP la que se creó el pasado mes de abril cuando el jefe de la diplomacia canadiense John Baird se reunió en Jerusalén Este con la ministra de Exteriores Israelí, Tzipi Livni. La Autoridad Nacional Palestina expresó entonces por todos los medios diplomáticos su “profundo descontento” con el Gobierno canadiense.

En un plan ofrecido en 2008 por el exprimer ministro Ehud Olmer a la Autoridad Palestina, la Ciudad Vieja de Jerusalén hubiera quedado bajo supervisión de un consorcio internacional compuesto por cinco naciones: Arabia Saudí, Jordania, Estados Unidos, Israel y el nuevo Estado Palestino

Fuente: El País

El Sionismo preocupado con el ascenso del nacionalismo paneuropeo

El jefe del Congreso Judío Europeo, Moshe Kantor, ha pedido a las autoridades europeas que hagan lo posible para detener el ascenso de los “partidos neonazis” en todo el continente. Las declaraciones de Kantor llegan después de la victoria en las elecciones regionales en una región central de Eslovaquia de Marian Kotleba, ex presidente del ilegalizado Mancomunidad Eslovaca-Partido Nacional.

Kantor afirmó que “los neonazis están utilizando el sistema democrático en contra de los demócratas” y pidió a las autoridades europeas que elaboren un plan de acción, “antes de que sea demasiado tarde”. Sugirió que Europa debería seguir el ejemplo de Grecia, que este año despojó a los miembros del partido neonazi Amanecer Dorado de su inmunidad parlamentaria y cortó la financiación estatal. Amanecer Dorado sigue, no obstante, siendo una fuerza política en ascenso, después de haber surgido de la nada y haberse convertido, según recientes sondeos, en el partido político más popular de Grecia.

Más información: Alerta Digital

viernes, 29 de noviembre de 2013

El nacionalismo catalán a favor de la globalización capitalista

 
El presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, defendió hoy que Cataluña siga perteneciendo a la Unión Europea (UE) tras una eventual independencia y apuntó que "las multinacionales no quieren que Cataluña salga de la UE".

"Las multinacionales no quieren que Cataluña esté fuera. Hay mucho intereses económicos que vinculan a Cataluña con la UE y hacen difícil de imaginar que los gobiernos europeos aceptaran un veto por parte del Gobierno español", consideró el político catalán durante una conferencia en Bruselas sobre "el Derecho a decidir".

Junqueras destacó la importancia económica de Cataluña para el conjunto del producto interior bruto (PIB) español y planteó qué consecuencias tendría para España si la economía catalana se parase durante una semana.

"Puesto que Cataluña representa una cuarta parte de los ingresos fiscales del Estado español y puesto que hemos demostrado que podemos poner 2 millones de personas en las calles, ¿alguien cree que no somos capaces de parar la economía catalana durante una semana?", dijo Junqueras.

"Nosotros utilizaremos todos los instrumentos democráticos y no renunciaremos a ninguno porque sin ellos no tenemos ninguna posibilidad de ganar. Y nosotros estamos aquí para ganar", advirtió.

Según Junqueras, "nadie se plantea que Escocia o Flandes queden fuera de la UE. Este escenario solo lo plantean los partidos políticos españoles y desde la perspectiva que prohibirán la presencia de Cataluña en la UE", señaló Junqueras.

El líder de ERC, exeurodiputado, dijo que "la UE debe velar por los derechos democráticos de sus ciudadanos" y se mostró confiado en que "si la sociedad catalana sigue trabajando, encontraremos al final la vía de culminar el proceso por mucho que el Gobierno español lo ponga difícil".

Victoria del nacionalismo europeo en las elecciones regionales de Banska Bistryca (Eslovaquia)

 


jueves, 28 de noviembre de 2013

El Presidente Maduro pide la unidad de las fuerzas patrióticas venezolanas contra la especulación económica


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reiteró este martes su invitación a todas las Fuerzas Patrióticas a unirse a la lucha por la defensa del pueblo ante la especulación, en el marco de una campaña emprendida por su Gobierno contra los sectores que llevan adelante una guerra económica.
“Convoco a todas las Fuerzas Patrióticas a incorporarse a lucha por la defensa del pueblo contra la especulación”, exhortó Maduro a través de su cuenta en Twitter, @NicolasMaduro.
De igual forma, realizó un llamado a los trabajadores del país suramericano a propiciar el ahorro y evitar las compras nerviosas, a propósito del cobro de los “aguinaldos”, un pago extra para el mes de diciembre establecido en la Ley del Trabajo venezolana.
“Esta semana los trabajadores empiezan a cobrar sus aguinaldos, llamo a todos al ahorro y al consumo consciente, juntos consolidemos la Patria”, manifestó el mandatario.
El Gobierno de Venezuela ha establecido un conjunto de acciones para combatir la guerra económica que mantienen sectores de la derecha. Entre estas acciones destacan las jornadas de fiscalización a los establecimientos comerciales del país para verificar la venta de productos a precios justos.
El presidente Maduro anunció este domingo que esta semana serán inspeccionadas las áreas de alimentos, textil, calzado, ferreterías, electrodomésticos, juguetes y vehículos, para evitar la usura en la que han incurrido algunos comerciantes en contra del pueblo.
En las fiscalizaciones participan funcionarios del cuerpo de inspectores presidenciales, así como del Órgano Superior para la Defensa Popular de la Economía, Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), regiones de desarrollo integral, zonas operativas de defensa insular, el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) y la Superintendencia Nacional de Costos y Precios (Sundecop).
Más información: Resumen Latinoamericano

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Egipto se acerca a Rusia

A finales de la semana pasada una delegación de políticos egipcios de la nueva cúpula militar visitó Moscú. Según ellos mismos comentaban al diario 'Kommersant', El Cairo espera que Rusia ayude a Egipto a ofrecer resistencia a Estados Unidos, que condena el derrocamiento del presidente islamista y ha retirado la mayor parte de la ayuda militar al país. Por su parte, Egipto promete promover los intereses de Moscú en Oriente Próximo e incluso está dispuesto a colocar en su territorio “instalaciones afines a Rusia”. 

Se trata de la segunda visita en los últimos dos meses de emisarios egipcios a Moscú. En esta ocasión, según declaran los miembros de la delegación, la visita estuvo dedicada a “devolver a las relaciones bilaterales un carácter estratégico como el que tenían durante la época soviética”.

El objetivo más pragmático de la visita consistía en preparar las bases para unas futuras negociaciones en El Cairo en formato “2+2” entre los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa de Rusia (Serguéi Lavrov y Serguéi Shoigú) y sus homólogos egipcios, Nabil Fahmi y Abdul Fatah al-Sisi. La delegación, formada por miembros del primer gobierno de transición de Egipto desde la “Revolución de enero” y que contaba con representantes del antiguo comandante general de la Fuerza Aérea Egipcia, Ahmed Shafiq, ha llevado a cabo varias reuniones en Moscú, entre las que destacan unas negociaciones con los representantes especiales del presidente de la Federación Rusa para asuntos de Oriente Próximo y África, Mijaíl Bogdánov y Mijaíl Marguélov.

Los visitantes proponen a Rusia “volver a desempeñar un papel de liderazgo en Oriente Próximo”. “Para El Cairo fue muy importante que el presidente Putin apoyara la revolución del 30 de junio”, declaraba Ahmed al-Fadali, miembro de la dirección del partido Istiqlal, a pesar de que el presidente de la Federación Rusa nunca ha declarado directamente su apoyo al último golpe de estado en Egipto. “Rusia tiene intereses en la región, necesita un nuevo amigo y un potente aliado. Los Hermanos Musulmanes estaban a favor de una yihad en Siria, pero ahora Egipto apoya completamente la postura de Putin respecto a este problema. Nosotros declaramos que la regulación debería ser política y esperamos que se celebre la conferencia de paz Ginebra 2. El Cairo también necesita un buen amigo. Esperamos que Moscú nos ayude a ofrecer resistencia a la presión que ejercen los países occidentales”, declaraba el antiguo ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Mohamed al Orabi.
 
En octubre Estados Unidos declaró que iba a reducir considerablemente la ayuda militar anual a Egipto, que hasta ahora rondaba los 1.400 millones de dólares. El Cairo se ha visto privado de más de 500 millones de dólares en suministro de helicópteros Apache, así como de cazas F-16 y misiles navales Harpoon, repuestos para tanques y una asistencia financiera de unos 250 millones de dólares.

Aunque los expertos se muestran escépticos sobre la posibilidad de una cooperación estratégica real entre Moscú y El Cairo e incluso los propios egipcios reconocen que no ven una alternativa viable a las relaciones con Estados Unidos, Rusia podría obtener algunas ventajas. Los visitantes egipcios aseguran que están dispuestos a discutir la creación en su territorio de “instalaciones afines a Rusia”. El tema principal de las negociaciones “2+2” en El Cairo podría ser el suministro de armamento ruso: los medios de comunicación egipcios hablan de unos 4.000 millones de dólares para este objetivo.

Rosoboronexport, una corporación estatal que controla todas las exportaciones de la industria rusa de defensa, no ha comentado las dimensiones de los futuros contratos, aunque confirma estar interesada en la reparación de antigua tecnología militar soviética y en la venta de nuevo armamento a Egipto, que durante las últimas décadas ha cooperado en este ámbito exclusivamente con Estados Unidos.

A Rusia le preocupa principalmente la solvencia de El Cairo, pero Moscú está dispuesta a estudiar también la posibilidad de ofrecerle una línea de crédito. Según informaron al diario Kommersant los miembros de la delegación egipcia, El Cairo cuenta para ello con el apoyo de los países del Golfo Pérsico (con excepción de Catar, que apoya a los Hermanos Musulmanes). Este verano Arabia Saudí concedió a Egipto un crédito de 12.000 millones de dólares y en octubre le prometió otros 5.000 millones.

Fuente: Rusia Hoy

Pequeña historia de la Honduras reciente

Erase una vez un país que estaba en Centroamérica llamado Honduras, gobernado periódicamente por dos grandes partidos, el liberal y el conservador, que representaban a dos opiniones de los terratenientes y la burguesía que dirigían los destinos económicos, políticos y culturales desde tiempos ha:


Este país siempre había sido gobernado por estos dos grandes partidos, que se turnaban en el poder casi sin sobresaltos (desde que se pusiera fin a las guerrillas políticas). Las élites de los partidos esperaban su turno casi sin preocupaciones, se repartían el poder parlamentario, tenían unos jueces-cómplices, una fuerza de seguridad a sus órdenes y parecía que el sistema pudiera sobrevivir a cualquier imprevisto. 

Para ello se habían buscado el seguro del Gran Hermano del Norte, Estados Unidos, a quien le habían ofrecido bases militares y acuerdos comerciales, así que nada parecía que les pudiera preocupar.

No obstante, y tras desterrar el "peligro comunista" de en medio, aparecía una nueva sombra de inquietud en el hemisferio... Chávez, la Revolución bolivariana, el ALBA, ¿podría eso contagiarse a su país como en la época de las guerrillas marxistas?

Por el sistema del turno político, el Partido Liberal volvía al Gobierno, pero esto a nadie de las élites les preocupaba porque el nuevo Presidente, Manuel Celaya, era un hijo del sistema. De familia hacendista, sus primeros lineamientos políticos insistieron en el seguidismo con respecto a Estados Unidos, incorporándose al Tratado de Libre Comercio de América Central con ese país. 

Pero a mediados de su mandato presidencial, Celaya dio un giro inesperado a su mandato, planteando la incorporación de Honduras al bloque económico del ALBA (antagonista de EE.UU.). Además, en línea con las políticas de esos países, propuso un referéndum constitucional. Este giro inesperado de Celaya encontró la oposición de todos los poderes del Estado hondureño, incluso de su propio partido. 

Celaya insistía en su intención de convocar el referéndum constitucional, a pesar de que la Justicia le había dicho que era inconstitucional. Finalmente, el Parlamento de su país le destituyó y los militares procedieron a su arresto y posterior envío al exilio.

La comunidad de países del ALBA protestó, la Organización de Estados Americanos también protestó, incluso EE.UU., tradicional aliado de Honduras, también lo hizo.

A partir de entonces, Celaya intentaba regresar a su país apoyándose en los países del ALBA, lo intentó por aire y por tierra -anunciándolo por todo lo alto- sin lograrlo, hasta que un buen día se desveló la noticia de que se encontraba refugiado en la Embajada de Brasil en Honduras. Entre tanto, la violencia contra los partidarios del presidente depuesto en Honduras aumentaba, surgiendo escuadrones de la muerte que los detenían y hacían desaparecer.

Tras la expulsión de Celaya del país, el Parlamento nombró a Roberto Micheletti como nuevo interino presidente del país hasta la celebración de unas nuevas elecciones en el mismo año en que el representante del partido conservador, Porfirio Lobo, fue elegido presidente por un periodo de cuatro años que, justamente, terminaría este.

Entre tanto, la oposición al sistema político hondureño se reorganizó en torno a la figura del ex-presidente Manuel Celaya, que volvió a salir al exilio tras la estancia en la Embajada de Brasil. Celaya regresó definitivamente al país en 2011, gracias a las negociaciones entre la oposición celayista del país y el nuevo presidente Lobo, pero también gracias a la mediación del presidente de Venezuela Hugo Chávez, que condicionó la normalización de las relaciones entre Honduras y el bloque de países del ALBA al permiso al ex-presidente Celaya para que regresara a su país. 

Finalmente, Celaya volvió a su país, se levantaron las causas penales contra él que pudiera tener pendientes ante la Justicia y su esposa, Xiomara Castro, fue nombrada nueva líder del movimiento opositor. Este movimiento perdió las elecciones presidenciales el pasado 24 de noviembre, lanzando acusaciones de fraude al bloque oficialista, si bien los observadores internacionales presentes en las elecciones pertenecientes a la Unión Europea y a la Organización de Estados Americanos negaron estas acusaciones, aunque fuentes próximas a los países del ALBA señalaron la militarización de las elecciones y la complicidad del Tribunal Electoral en el fraude de las elecciones. El turno político se volvía a ejercer en beneficio de las élites bipartidistas, y regresaba al poder político el Partido Liberal, al que anteriormente había pertenecido Celaya.

Pero, como es claro y patente, la reconciliación de los hondureños aún está muy lejos de conseguirse. Además del rompimiento del orden constitucional con la destitución violenta de Celaya, está por esclarecerse toda la represión subsiguiente. Las desigualdades sociales y económicas han crecido durante el mandato de Lobo, y Honduras tiene que recuperar credibilidad internacional tanto para las inversiones como para poder establecer relaciones a todos los niveles con otros países. 

Benito G.ª Pedraza (Ateneo Republicano de Villaverde)

martes, 26 de noviembre de 2013

CHINA ROJA: EL AUGE DEL SOCIALISMO EN CHINA

¿Qué es China: nacionalista, capitalista o comunista? El siguiente artículo de Alberto Cruz, publicado en enero de este año en el CEPRID, sirve para profundizar en el proceso político que vive China desde el punto de vista de las masas populares, y contextualizar el enfrenteamiento entre el ala izquierda y de derecha del Partido Comunista, y el reciente proceso contra Bo Xilai, destacado dirigente del ala izquierda.

El XVIII Congreso del Partido Comunista Chino ya es historia. Los análisis que se han hecho del mismo abarcan casi todos los aspectos menos uno: el pueblo chino. Y es que un examen detallado de las resoluciones de este congreso muestra un abierto temor de la dirigencia del Partido al auge de la lucha socialista en el país que, a lo largo de 2012, ha adquirido proporciones desconocidas en los últimos 30 años. Incluso hay quien habla, con más entusiasmo que realidad, de una nueva Revolución Cultural en ciernes y su sola mención hace que recorra un escalofrío por la espina dorsal de la élite china y el capitalismo occidental.


Es un hecho que cada año que pasa crece el descontento social con las medidas económicas capitalistas impulsadas por la dirección del PCCh, el rechazo a la introducción de métodos occidentales de estudio en las universidades, se han multiplicado las huelgas obreras no sólo contra empresas extranjeras sino nacionales (afectando a sectores informáticos o sanitarios), han surgido protestas de los periodistas por el “impacto corrosivo de la comercialización” en el tratamiento de la información y continúa el descrédito generalizado sobre la gran mayoría de dirigentes civiles. Estos son sólo algunos indicativos de que lo mejor está por venir.

Y esto es lo que preocupa tanto al “stablishment” de los nuevos dirigentes como al de los académicos. Los primeros se han visto obligados a realizar una serie de gestos inhabituales en los últimos 30 años. Por ejemplo, publicar su vida familiar (fotos de la infancia, adolescencia y primeros pasos políticos), perfiles en internet o recorrer las zonas más pobres del país (las imágenes del recién elegido secretario general del PCCh en el XVIII Congreso, Xi Jinping, visitando los pueblos de la provincia de Hebei los días 29 y 30 de diciembre (1) y sus dificultades para caminar sobre la nieve y el barro son conmovedoras). Gestos que van acompañados de una machacona insistencia en que se va a combatir la corrupción (Jinping se mostró “indignado” (2) al comprobar en su visita a los pueblos de Hebei la malversación de fondos contra la pobreza) y una insólita exhortación a todos los estamentos del Partido para un comportamiento ejemplar. Los segundos, han publicado una carta abierta advirtiendo que el país “corre el riesgo de una violenta revolución” si el gobierno no responde a la presión pública y no acelera las “estancadas reformas políticas” (3).

Son reacciones derechistas porque son las políticas derechistas y procapitalistas las que se están cuestionando con fuerza. Y son los representantes y defensores de este sector quienes tienen miedo al pueblo chino. En 2011, por primera vez en mucho tiempo, los chinos celebraron el natalicio de Mao con manifestaciones masivas y peregrinaciones a su ciudad natal. Millones de chinos de todo tipo, universitarios, obreros, campesinos celebraron por todo el país reuniones para conmemorar “el legado del presidente Mao” y el 9 de febrero de 2011 (día de entrada del Año Nuevo chino) 700.000 personas acudieron a Shaoshan, la ciudad natal de Mao, para “rendirle respeto y homenaje”. Lo interesante es que fue una celebración espontánea y en muchas ocasiones desafiando a los poderes locales. El hecho fue tan sorprendente para el poder que el Diario del Pueblo tuvo que hacerse eco de este fenómeno (4) no sin cierta sorpresa. Pero el poder ha aprendido desde entonces y ahora se suma al carro sin dejar de hacer una crítica expresa al maoísmo. Así, por una parte, se han mejorado las infraestructuras para facilitar la afluencia de gente a Shaoshan y existe un grupo de voluntarios municipales que atienden a las personas que acudieron al homenaje a Mao en su ciudad –su nacimiento fue el 28 de diciembre de 1893-con platos de fideos y carne (5) mientras que, por otra, se han multiplicado los artículos y conferencias de académicos e intelectuales sobre la “tragedias” que supusieron el Gran Salto Adelante o la Revolución Cultural. Hay que mencionar que estas conmemoraciones pro-Mao tienen lugar durante dos meses, desde la fecha del nacimiento hasta la celebración del año nuevo chino.

Pero el pueblo está dispuesto a sorprender y en cada aniversario surge un nuevo elemento con el que el poder no cuenta. En esta ocasión, los decenas de miles reunidos en Shaoshan el 28 de diciembre entonaron una emblemática canción maoísta, “El Este es rojo” (1965), el símbolo de la Revolución Cultural que muchos han interpretado como un claro desafío a la contra-propaganda oficial ante la celebración popular del natalicio de Mao.

Y es que Mao sigue teniendo un gran predicamento entre una enorme masa de la población china. Tanto que uno de los “principitos” del PCCh, Bo Xilai, no dudó en utilizar elementos maoístas –con lo que se enfrentaba al aparato, puesto que desautorizaba la práctica de Deng Xiaoping- para impulsar su política social y económica en Chongqing. Eso le costó no sólo su defenestración en marzo del 2012, sino su posterior expulsión del Partido (4 de noviembre) tras un proceso que terminó, curiosamente, cuatro días antes del XVIII Congreso.
Hay que detenerse en el proceso a Bo y lo que representaba para entender lo que se ha aprobado en el XVIII Congreso. Bo Xilai era miembro del Buró Político del PCCh y responsable del Partido en Chongqing. Su caída en desgracia ha sido muy similar a la de Lin Biao en 1971 (considerado el heredero de Mao pero que fue distanciándose de éste cuando el “gran timonel” planteó el acercamiento a EEUU frente a la URSS). Pero la diferencia entre uno y otro es que mientras que Lin Biao era un militar preocupado por la geoestrategia, Bo Xilai se había inclinado por la economía y había puesto en marcha el Modelo Chongqing, un sistema económico que contrastaba de forma abierta con el Modelo Guangdong impulsado desde el poder de Beijing. No obstante, tanto Lin como Bo se preocupaban por la ideología y pretendían “revitalizar las ideas socialistas” desde diferentes perspectivas.

En síntesis, el Modelo Guangdong supone un mercado más libre, un aumento de la desigualdad social y un mayor esfuerzo productivo dedicado a la exportación. Es el modelo en que se ha basado el crecimiento anual chino que ha colocado al país ya como la primera economía del mundo, como reconoce el propio FMI al vaticinar que así será sin duda alguna en el 2016. Por el contrario, el Modelo Chongqing recogía medidas económicas con un mayor control de los poderes públicos y medidas populistas para un crecimiento rápido y equilibrado.

Lo sorprendente del caso es que el Modelo Chongqing se aplicaba sólo en una reducida zona de China que, según el censo de 2010, tenía 32 millones de habitantes (una cifra ridícula en un país que roza los 1.500 millones). Luego la explicación de la caída en desgracia de Bo es muy sencilla: evitar que este modelo económico alternativo se consolidase, que su promotor adquiriese más poder en el Buró Político y suprimir la posibilidad de un cambio más igualitario en el “camino al desarrollo” de China.

Chongqing, la ciudad roja

Chongqing es una ciudad conocida en todo el país y su legado se estudia en los libros de historia pues fue la capital china durante la invasión japonesa y cuna de la lucha antifascista entre 1937-46. También jugó un importante papel en la fundación de la República Popular China en 1949. La historia de la ciudad fue tenida en cuenta por Beijing a la hora de otorgarle el rango de municipalidad dependiente del gobierno central, no del provincial (Sichuan), y más tarde elevarla al rango de provincia en 1997. El historial de luchas obreras en la ciudad es espectacular y ha estado en la vanguardia de muchas de ellas, especialmente contra la privatización de empresas estatales, hasta el año 2000.

Bo Xilai no llegó a la ciudad hasta 2003, pero supo captar muy bien el espíritu combativo de su población y encontró un buen caldo de cultivo para su experimento económico ampliando significativamente el papel local en la economía y tomando en sus manos empresas que iban a ser privatizadas. Al mismo tiempo, otorgó pensiones de jubilación, construyó viviendas públicas de alquiler a precios bajos –lo que favoreció que muchos migrantes rurales encontrasen rápido acomodo en la ciudad, al contrario de lo que ocurre en el resto del país- y desarrolló la educación, sobre todo la infantil, y el cuidado de la salud. Es lo que se conoció como “Los 10 puntos de la vida del pueblo”, sustentados en que el 51% de los gastos del gobierno local iban destinados a la mejora del bienestar público. La izquierda china dice que Bo, entre otras cosas, supo “reconducir” la conflictividad en la ciudad con medidas de este tipo aunque, como luego se verá, apoyó muchas de estas medidas y el Modelo Chongqing.

Eso no quiere decir que Bo Xilai primase este componente frente a otro. Era muy cuidadoso y sabía a qué se enfrentaba. Mientras mejoraba el bienestar de la población en base a esos parámetros, ofrecía facilidades para la instalación de empresas, como la Foxconn, que deslocalizó una aparte de su producción desde Shenzen. Pero mientras que en Shenzen las protestas obreras fueron frecuentes, en Chongqing se evitaron entre otras cosas gracias al programa de viviendas sociales de alquiler, como se recogía elogiosamente en la agencia Xinhua (6) cuando Bo no había caído en desgracia. Cuando en julio de 2010 los viejos revolucionarios, personalidades que participaron en la Larga Marcha y fundadores del PPCh, elaboraron una carta pública en apoyo a las luchas obreras (7) –justo lo contrario que han hecho ahora unos cuantos académicos- se mencionaba sólo el trato que los obreros de la Foxconn recibían en Shenzen, no en Chongqing.

Esta política impulsada por Bo Xilai es lo que se llamó “promover la prosperidad común” y que ahora, tras el XVIII Congreso, se asume oficialmente con un discurso diferente al de Bo pero reconociendo que no iba errado: “China debe ser una sociedad moderadamente próspera”. Pero los matices son importantes y entre “prosperidad común” y “sociedad moderadamente próspera” hay una diferencia que pone en cuestión las esencias del sistema.

La izquierda china entiende que para lograr lo primero se tiene que implementar una serie de medidas por parte del gobierno que vayan destinadas a restablecer los vínculos orgánicos del PCCh con las bases. Traducido, lucha masiva contra la corrupción y no sólo contra la privada, sino también y sobre todo contra la estatal y la aplicación de la “justicia revolucionaria”. Pero no adelantemos acontecimientos.

Bo se había convertido en un problema serio para el Partido. Por eso, cuando fue defenestrado en marzo de 2012, Wen Jiabao –primer ministro- criticó abiertamente el Modelo Chongqing y acusó a Bo Xilai de “revivir la Revolución Cultural”. Curiosamente, mientras que en el interior de China apenas de volvió a hablar de Bo hasta agosto –cuando se inició el juicio contra su mujer y sus prácticas corruptas- toda una maquinaria internacional (Wall Street Journal, New York Times, Financial Times y hasta la secta Falung Gong; todos ellos tienen páginas web en chino y publican suplementos semanales sobre China) hizo leña del árbol caído publicando una saga de corrupción alrededor del ex dirigente de Chongqing. Lo que había que extirpar era un modelo económico que podría comprometer en un futuro no muy lejano el capitalismo realmente existente y que adquiría la fuerza del ejemplo en China y un no oculto temor entre la clase dirigente, corrupta y procapitalista. Y no digamos en Occidente.
 
La izquierda china: el Colectivo Utopía

Aquí hay que hablar de la izquierda china, agrupada alrededor del Colectivo Utopía (su página web, www.wyzxsx.com, es bloqueada intermitentemente por el poder y en el momento de escribir este artículo era inaccesible). Utopía había manifestado públicamente su apoyo al Modelo Chongqing aunque sus propuestas van mucho más allá como la socialización de la riqueza, la propiedad pública de los medios de producción y el fortalecimiento de la moral socialista. Pero tanto Utopía como Bo Xilai coincidían en impulsar una ampliación del sector público y el bienestar social, así como una recuperación de los valores culturales y morales de la etapa maoísta. Es lo que en Chongqing se denominó “promover la cultura roja” y que consistía en recuperar las expresiones artísticas maoístas –entonar “El Este es rojo” en el aniversario de Mao es una manifestación de cómo ha calado este sentimiento entre la población- y “fortalecer la moral socialista”, para lo que era imprescindible contar con los medios de comunicación. Aquí volvía a haber una coincidencia estratégica entre Utopía y Bo Xilai, puesto que las propuestas de ambos consistían en apuntalar una televisión y radio populares, sin publicidad, y “con orientación didáctica”.

 
Y, de nuevo, el aparato dirigente junto a blogueros seguidos en Occidente –como algunos casos sonados en Cuba o en Yemen, por mencionar los más llamativos- y los medios occidentales capitalistas volvieron a arremeter contra este “proyecto de renovación socialista” al que equiparaban, lisa y llanamente, con la Revolución Cultural. No obstante, guste o no, en China hay memoria y gran parte de la población continúa considerando que el país era, bajo Mao, uno de los más igualitarios del mundo y ahora es justo lo contrario.

El poder lo sabe, y teme la reacción social. De ahí que, tras el XVIII Congreso del PCCh, “el socialismo con características chinas” comience a abarcar aspectos como la lucha contra la pobreza, la reducción de las desigualdades o el desarrollo sostenible que no habían sido tenidos en consideración en estos 30 años del camino económico ideado por Deng Xiaoping.

Se ha iniciado una tímida rectificación por miedo, no por necesidad y en ella han influido tanto las turbulencias económicas que vive el mundo desde el inicio de la crisis capitalista, en 2008, como las respuestas populares que se están produciendo en todas partes. La actitud del aparato del PCCh frente a las protestas no es muy diferente de las que ofrecen los gobiernos derechistas en Madrid, Atenas o El Cairo: la represión. Como un aviso a navegantes, el 21 de diciembre la policía disolvió con dureza una manifestación de obreros de una fábrica de zapatos en Guangan (Sichuan), la ciudad natal de Deng Xiaoping, que reclamaban el pago de dos meses de sus salarios. El 25 de diciembre la situación volvía a repetirse en Wuhan (capital de la empobrecida Hubei) cuando los obreros protestaban por el impago de salarios y cierre de la fábrica de papel en que trabajaban. Pero los obreros no sólo se manifestaban, sino que habían ocupado el ayuntamiento. Cuatro días más tarde, como se ha dicho antes, el nuevo secretario general del PCCh visitaba varios pueblos de Hubei. Y el mismo día 25 de diciembre en Tongling (Anhui) cientos de médicos y enfermeras de un hospital perteneciente a una importante empresa de propiedad estatal, Tongling Nonferrous Metals, bloquearon todos los accesos a la ciudad demandando el pago de sus salarios.

Se podrían relatar miles de estas manifestaciones y protestas. En muchas de ellas la gente porta los retratos de Mao como bandera, sin otros eslóganes. Hay una suma y sigue de las luchas obreras y, al mismo tiempo, se constata un cierre de filas entre el capital transnacional, el aparato del PCCh, los medios de comunicación y un cierto sector de los intelectuales y académicos (como los del manifiesto citado más arriba) que harán todo lo posible por reconducirlas y/o reprimirlas. El viaje del nuevo secretario general del Partido a Hubei va en esa dirección y, una ironía del destino, es algo que había impulsado Bo Xilai: en Chongqing los funcionarios del Comité Local tenían que realizar dos visitas a la semana a las zonas rurales para observar la situación y recibir las quejas y sugerencias de la población. En esas visitas tenían que vivir en las casas de los aldeanos, no alojarse en hoteles. Justo lo que ha hecho ahora Xi Jinping, que ha compartido comidas con los aldeanos en sus casas.

Es pronto para saber si en esta ocasión el PCCh va aplicar las resoluciones del XVIII Congreso o los gestos que ahora está haciendo van a ser algo más que gestos, un cambio de rumbo. Desde 1996 se viene hablando de la construcción de una “civilización socialista espiritual” que no es más que una denominación cínica de un corrosivo enriquecimiento de la élite política y económica y en el anterior congreso, en 2006, se aprobó una resolución que abogaba por “el sistema socialista como un valor fundamental”. Nada de ello se ha llevado a la práctica hasta ahora, a excepción de un fugaz momento, en 2011, con motivo de la conmemoración del 90 aniversario de la constitución del PCCh. Terminados los fastos, terminadas las intenciones. El PCCh, los líderes civiles, para ser exactos, se encuentran en la tesitura de mantener la promesa de defender la constitución socialista aún vigente –pero apenas aplicada- o caer definitivamente en el capitalismo neoliberal que han venido desarrollando estos últimos 30 años. Enfrente tienen a una base histórica obrero-campesina a la que ahora se suman universitarios y jóvenes que apuestan por un giro a la izquierda y un futuro socialista. Incluso el Colectivo Utopía y sus propuestas de “renovación socialista” han llegado a decir que el Modelo Chongqing era la única esperanza de evitar una “revolución violenta” en China aunque hay quien, como Sima Nan, uno de sus más conocidos integrantes, opina que fue un error estratégico el identificarse demasiado con los postulados de Bo Xilai.

El capitalismo está en fase terminal, pero el proceso se aceleraría si en China hubiese un giro a la izquierda. De ahí el pánico que en Occidente se siente ante iniciativas tan moderadas como las del Modelo Chongqing o ante la cada vez mayor oleada de protestas socio-políticas del pueblo chino contra el modelo impuesto desde Beijing. Una reorientación de este modelo se intuye en las resoluciones del XVIII Congreso, pues no en vano se habla de una reorientación de la economía para dejar de estar centrada únicamente en la exportación y comenzar a tener en cuenta el consumo interno, así como esa mención a una “sociedad moderadamente próspera”. Una curiosidad más que aparece en las resoluciones: resulta que ahora en poder chino se da cuenta que hay que “regular” el papel de los medios de comunicación porque lo que hay “no se ajusta al nuevo entorno” y “no puede separarse de la realidad política del país” (8). O sea, lo mismo que había planteado Bo Xilai, lo que reclama el Colectivo Utopía y lo que critican lo periodistas por el “impacto corrosivo de la comercialización” en el tratamiento de la información.

Si se cumple todo lo acordado en este XVIII Congreso y no es sólo otra muestra más de retórica estaremos asistiendo a un giro gigantesco en lo conocido hasta ahora, así sea moderado puesto que ya no se legislará únicamente para la clase media urbana –y, sobre todo, la ubicada en las ciudades costeras- sino para todo el pueblo. Y eso, en China, es abarcar una enorme masa de campesinos y obreros muy descontentos con el modelo actual puesto que no les ha tenido en cuenta.

Tras este XVIII Congreso del PCCh el país está en una encrucijada: o se convierte en el refugio seguro del capitalismo global o le entierra definitivamente. En el interior del Partido hay varias corrientes que, sin ser expresamente maoístas, sí se oponen a las medidas neoliberales. Algunos de ellos han participado en los actos conmemorativos del natalicio de Mao organizados por el Colectivo Utopía en Beijing -con la asistencia de ex funcionarios del gobierno, generales del ejército y reconocidos maoístas (9)-aunque no está claro lo que supone este paso y si ello es el inicio de una corriente de izquierda dentro del Partido o el anuncio de una mayor resistencia a los neoliberales que siguen desmontando el sistema de bienestar público. Las bases –campesinos, obreros, trabajadores migrantes y pobres- ya han reaccionado y han comenzado a pasar a la ofensiva. Un dato: la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoce que gracias a la lucha obrera los salarios en China se han triplicado en la última década y que para este 2013 subirán otro 9% (10).

Notas:
(1) Diario del Pueblo, 31 de diciembre de 2012.
(2) Ibid.
(3) Reuters, 31 de diciembre de 2012.
(4) Alberto Cruz, “China: ejército, geopolítica y retorno a Mao” http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1205&lang=es
(5) Diario del Pueblo, 28 de diciembre de 2012.
(6) Xinhua, 27 de julio de 2011.
(7) Li Chengrui, Xiantian Gong, Han Xiya, Rixin Liu y Zhao Guangwu: “China: Los viejos revolucionarios se posicionan sobre la actual proliferación de huelgas de trabajadores” http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article892
(8) Diario del Pueblo, 5 de enero de 2012.
(9) Global Times, 28 de diciembre de 2012.
(10) OIT, Rapport mundial sur les salaires 2012/13: Salaires et croissance équitable, 7 de diciembre de 2012.

Alberto Cruz es periodista, politólogo y escritor. Su último libro es “La violencia política en la India. Más allá del mito de Gandhi”, editado por La Caída con la colaboración del CEPRID. Los pedidos se pueden hacer a libros.lacaida@gmail.com o bien a ceprid@nodo50.org albercruz@eresmas.com

lunes, 25 de noviembre de 2013

El Frente Nacional galo impulsa una coalición europea anti-burócratas

El holandés Geert Wilders, líder del antimusulmán Partido de la Libertad, y la francesa Marine Le Pen, presidenta del ultraderechista Frente Nacional, quieren aunar fuerzas contra la integración europea y contra la inmigración. Sonrientes, relajados y despejando casi todas las dudas sobre su nueva afinidad, presentaron este miércoles en sociedad el germen del nuevo grupo que desean formar tras las elecciones al Parlamento Europeo de 2014. Se trataría de una amplia alianza con otros grupos afines, capaz de plantar cara a lo que denominan “la hidra comunitaria de Bruselas”. Pasados los comicios, el bloque paneuropeo que perfilan “devolverá la soberanía nacional al pueblo”, según han afirmado, deseosos de mostrar el rostro más amable del euroescepticismo.

Si bien no han entrado en el detalle de la colaboración que planean, ambos han extendido la mano a otras agrupaciones de la derecha populista europea, ya sea el Partido del Pueblo Danés (1 eurodiputado); la Liga Norte, italiana (9); Vlaams Belang (2), belga, o los británicos del Independent Party. Todos son bienvenidos, porque para inscribirse como grupo en el Parlamento Europeo, se necesitan 25 diputados. En estos momentos, el Frente Nacional galo tiene tres, y el Partido de la Libertad holandés, cinco. Convencer al resto de las bondades de asociarse les daría mayor peso a la hora de influir en una política europea a la que consideran responsable del descontento ciudadano. Y sobre todo, de los ajustes derivados de la crisis e impuestos por lo que Wilders y Le Pen llaman “élites tecnócratas que roban el poder de decisión nacional”.

En realidad, ya se conocían. A principios de año, Marine invitó a su colega holandés a unirse a la Alianza Europea por la Libertad, una agrupación de  partidos euroescépticos deseosos de constituirse en un solo bloque dentro del Europarlamento. Pero ella es hija de Jean Marie Le Pen, jefe del Frente Nacional desde su creación en 1972, y condenado por sus soflamas racistas, antisemitas y xenófobas. A pesar de que sucedió a su progenitor en 2011 y se ha distanciado de sus opiniones, el político holandés ha esperado hasta hoy para acercarse. A la vista de que los sondeos son muy favorables para la formación gala —y el resto de los partidos ultras europeos— y el repunte del Partido de la Libertad después de un periodo de oscurantismo, Wilders ha decidido que la política francesa, antigua abogada y excelente oradora, es la pareja ideal para reclamar “el control de nuestras fronteras y evitar que los inmigrantes lleguen en oleadas imparables”.

Para que no quedaran dudas, en este “histórico lanzamiento de una campaña europea”, de que será capaz de pactar con una colega crítica con Israel y el matrimonio homosexual, Wilders, que se declara admirador del primero y defensor del segundo, subrayó varias veces las diferencias con Le Pen padre. “Aunque los discursos de su progenitor no me gustan, Marine se ha distanciado de todo eso. Yo no le veo un ápice de antisemitismo o racismo. Hasta creo tener más en común con su Frente Nacional que con el resto de los partidos holandeses”, aseguró, mientras sus guardaespaldas dominaban la seguridad de la sala dedicada a la presentación en sociedad del pacto.

Cuando Marine Le Pen, que asentía, tomó la palabra, la cita adquirió tono de mitin. “Estamos contra una UE que nos impone los presupuestos, merma nuestra identidad, nos dice quién debe entrar en nuestro país, impone la moneda y lanza a los trabajadores de unos países contra otros”, aseguró de un tirón. “Ha llegado el momento de la solidaridad entre los patriotas de Europa, el verdadero movimiento que sigue el curso de la Historia. La UE, como todos los imperios, se derrumbará sobre sí misma. Queremos decidir nuestro destino. Porque los políticos europeos actuales luchan por ostentar un poder que luego no ejercen. Hay que recuperar la soberanía”, afirmó, junto a un Wilders encantado de haberla invitado.

Y cuando las preguntas tocaron de lleno en lo que les separa, los dos trataron de salir airosos con evasivas razonadas. “Incluso en un matrimonio hay diferencias de opinión. Francia viene de una tradición laica y es prudente con las religiones. La identidad de los pueblos no permite uniformar”, dijo ella, para explicar que si Wilders quiere prohibir el Corán es cosa suya. “He viajado por Europa y he visto lo que pide la gente. No coincidimos en todo, pero somos eurocríticos y creemos que Bruselas tiene que decidir menos. Un buen acuerdo para las elecciones europeas”, añadió, pragmático el político holandés.

Fuente: El Pais

domingo, 24 de noviembre de 2013

Putin denuncia presiones y chantajes de la Unión Europea contra Ucrania

El presidente ruso, Vladimir Putin, deploró hoy las presiones y el chantaje de la Unión Europea (UE) contra Ucrania por la decisión intempestiva de su gobierno de suspender el programa de asociación comercial con el bloque. Putin dijo en rueda de prensa que apenas ayer conoció que Ucrania frenó las negociaciones, y aclaró que no se trata de una suspensión, sino de reconsiderar como es preciso hacer, agregó.

Escuchamos las amenazas de la UE en relación con Ucrania, hasta el límite de propiciar la celebración de acciones masivas de protesta, comentó el estadista ruso al término de una sesión del Consejo de Cooperación de alto nivel con Turquía.

Opinó que la situación en torno a ese país será más clara en los próximos días. Para fines de la semana entrante (28 y 29) tendrá lugar en Vilnius, Lituania, la cumbre del foro de Asociación Oriental, en cuyo ámbito se planificó la firma del acuerdo comercial entre Kíev y la UE, si la nación centroeuropea cumplía una serie de condiciones impuestas.

No está definido si el presidente ucraniano, Victor Yanukovich, asistirá a esa cumbre, según los medios noticiosos de ese país.

En relación con el contenido de la conversación celebrada por Yanukovich con su par lituano, Putin negó conocer detalles del diálogo, y sugirió preguntar a los "amigos estadounidenses". Ellos lo dirán, respondió el mandatario interpelado por la prensa.

Putin reiteró los efectos nocivos para la economía rusa en caso de que Ucrania suscriba un acuerdo de esa naturaleza con Europa, en razón de los mecanismos bilaterales existentes de libre comercio, dentro del Espacio Único Económico.

No es un asunto político, sino pragmático y económico, subrayó el gobernante ruso en su exposición acerca de la postura rusa, y ratificó la participación de Moscú en el encuentro tripartito que propuso Yanukovich, en el formato Ucrania, la UE y Rusia.

Para sorpresa de Bruselas, el gobierno ucraniano anunció ayer que suspendía el proceso de preparación para la firma de un acuerdo de asociación comercial con la UE, previsto para fines de mes, "por intereses de seguridad nacional", según notificó la prensa del Ejecutivo.

Esa decisión se tomó con el fin de estudiar detalladamente y aplicar medidas que Ucrania debe cumplir para restablecer los volúmenes y direcciones de las relaciones económico-comerciales con Rusia y otros países de la Comunidad de Estados Independientes, puntualiza la nota oficial.

Los partidos opositores, partidarios de la integración europea de Ucrania, convocaron de inmediato a manifestaciones antigubernamentales en la principal plaza de Kiev, a fin de boicotear la decisión del Ejecutivo.

Fuente: Prensa Latina

Siria: "La batalla sobre el terreno quedará decidida en seis meses"

Una delegación de partidos libaneses del 8 de Marzo participó el lunes en Damasco en una conferencia de partidos árabes y mantuvo un encuentro con el presidente sirio, Bashar al Assad. Ante los miembros de esta delegación libanesa, compuesta por el responsable de relaciones árabes de Hezbolá, Hassan Ezzeddin, y de cuadros del Partido Nacional Social Sirio y del movimiento Amal, el presidente sirio aseguró que “la batalla sobre el terreno quedará decidida en los próximos seis meses”.
Durante el encuentro, el presidente Assad señaló que “un arreglo político de la crisis no tiene sentido en presencia de elementos terroristas extranjeros y takfiris sobre el suelo sirio”. Él precisó que el “pueblo sirio y el Ejército continuarán defendiéndose”.
“El liderazgo sirio apoya la organización de la conferencia de Ginebra, pero subraya que deben crearse las circunstancias propicias para su celebración”, señaló Assad. “Si el objetivo de esta conferencia es poner fin al conflicto y al baño de sangre para hallar soluciones, hace falta primero cesar el envío de combatientes extranjeros y poner fin al apoyo financiero y en armas del cual se benefician los grupos takfiris, especialmente a Al Qaida y sus afiliados”, añadió Assad, según las mismas fuentes.
Apoyo de los partidos árabes a Siria
Por su parte, el Secretariado General de la Conferencia de Partidos Árabes mostró su apoyo a Siria frente a la agresión internacional a la que hace frente por medio de los grupos terroristas.
En la declaración final del encuentro, que fue celebrado en los días 18 y 19 en Damasco, el Secretariado mostró su apoyo a Siria, que representa a la Resistencia árabe, como demuestra el hecho de que apoye y albergue a todas las fuerzas nacionalistas árabes, y expresó su confianza en la victoria del país sobre sus enemigos y en que la nación siria continuará desempeñando un papel pionero a todos los niveles.
La declaración señala que Siria está atravesando una “confrontación histórica” y ha logrado hacer frente a la agresión extranjera y llevar a cabo progresos militares gracias a la firmeza y valor del presidente Bashar al Assad y del Ejército y el pueblo sirios.
Por el establecimiento de una Liga Popular Árabe
Los partidos denunciaron también las decisiones de la Liga Árabe contra Siria calificándolas de “peligroso precedente que rebela el papel sospechoso de los gobiernos árabes que controlan la Liga”.
Los partidos pidieron, en este sentido, que sea establecida una Liga Popular Árabe que represente a los pueblos árabes y que tenga la misión de unir las capacidades árabes después de que la Liga Árabe haya abandonado esta tarea y se haya convertido en un instrumento en manos de gobiernos retrógrados y de las potencias colonialistas.

sábado, 23 de noviembre de 2013

La Verdad que está en juego en Siria

¿Qué ha estado sucediendo en Siria desde hace 3 años? Según los medios de difusión de los países de la OTAN y del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), el «régimen» está reprimiendo a sangre y fuego una revolución democrática. Pero esa versión está en contradicción con el actual respaldo al gobierno de Assad, un respaldo que hoy se estima –según las fuentes– entre el 60 y el 90% de la población. El hecho es que la OTAN y el CCG han perdido en Siria dos guerras: una guerra de 4ª generación y una “guerra sucia” similar a la desatada contra Nicaragua. Lo cierto es que son precisamente la OTAN y el CCG quienes organizaron y financiaron la muerte de 120 000 sirios.

Una de las cosas que han decidirse durante la preparación de la conferencia Ginebra 2 es cómo va a escribirse la historia de Siria. Las potencias de la OTAN y las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) pretenden imponer su propia versión de los hechos, lo cual les daría una importante ventaja al sentarse a la mesa de negociaciones. Eso explica la avalancha de artículos y reportajes recapitulativos que están apareciendo últimamente en la prensa occidental y en los medios del Golfo.

Los occidentales y el CCG afirman que la crisis siria es una prolongación de la «primavera árabe». Según ellos, el «régimen de Bachar» reprimió a sangre y fuego las aspiraciones democráticas de su pueblo. Y entonces la OTAN y el CCG tuvieron que intervenir en aras de proteger a la población civil.

La realidad es muy diferente. Estados Unidos había planificado la destrucción de Siria durante una reunión realizada en Camp David… el 15 de septiembre de 2001. Los preparativos comenzaron con la adopción de la Syria Accountability Act, el 12 de diciembre de 2003. Washington trató de precipitar la guerra contra Siria imponiendo, primeramente, la adopción de la resolución 1559 del Consejo de Seguridad de la ONU, asesinando después al ex primer ministro libanés Rafic Hariri y acusando directamente al presidente Assad de haber ordenado ese asesinato. Cuando ese escenario fracasó, Estados Unidos puso la guerra contra Siria en manos de Gran Bretaña y Francia, países que iniciaron sus propios preparativos con la firma del Tratado de Lancaster House, el 2 de noviembre de 2010. Pero la señal de inicio de las operaciones contra Siria la dio Estados Unidos, desde El Cairo, a principios de febrero de 2011.

De febrero de 2011 a julio de 2012:
guerra de 4ª generación

A partir de esa fecha y a lo largo de 15 meses, la OTAN y el CCG desataron contra Siria una guerra de 4ª generación, enteramente basada en el dominio que ejercen sobre los grandes medios de difusión. Hicieron creer al mundo, incluyendo a los propios sirios, que el país entero se había sublevado, cuando en realidad las manifestaciones más importantes no pasaron de 5 000 personas. Utilizando francotiradores y comandos también hicieron creer que existía una sangrienta represión. Sin embargo, en marzo-abril de 2012, después de la caída del Emirato Islámico de Baba Amro, Nicolas Sarkozy se veía obligado a negociar la retirada de Francia; en mayo los sirios comenzaban a dudar de la veracidad de los reportajes de Al-Jazeera y en junio de 2011 Washington aceptaba su derrota en el marco de la conferencia de Ginebra.

Durante ese periodo, los combatientes eran fundamentalmente takfiristas sirios –3 000 de ellos cayeron prisioneros en Baba Amro– o profesionales extranjeros, sobre todo los miembros libios de al-Qaeda bajo las órdenes de Abdelhakim Belhaj. Juntos, esos elementos conformaban el Ejército Sirio Libre, bajo la dirección de oficiales británicos y franceses y con asistencia logística de Turquía.

De julio de 2012 a agosto de 2013:
la guerra nicaragüense

La elección de Francois Hollande como presidente de Francia y la nominación del sionista Laurent Fabius como ministro de Relaciones Exteriores de ese país reactivaron la guerra contra Siria. Con el apoyo de la CIA del general David Petraeus y basándose en la “experiencia” del embajador estadounidense en Siria, Robert S. Ford –ex asistente de John Negroponte en tiempos de la «guerra sucia» de Estados Unidos contra Nicaragua–, Francia dio entonces la señal de inicio de una nueva guerra contra Siria, ahora al estilo de la desarrollada contra la Nicaragua sandinista a mediados de los años 1980. Y la señal fue la reunión de los «Amigos de Siria» organizada en París el 6 de julio de 2012. Sólo 2 semanas después, un atentado de gran envergadura decapitaba las fuerzas armadas y de seguridad de Siria al acabar con las vidas de los principales miembros del Consejo Nacional de Seguridad. De inmediato, 40 000 yihadistas extranjeros, con el apoyo de algunos miles de sirios y bajo las órdenes de oficiales franceses y británicos, se lanzaban al asalto de Damasco. Aquel fue el momento de la verdad. Los sirios, hasta entonces muy pasivos, ayudaron a su ejército en la defensa de la capital y el invasor fue rechazado. Vino después un año de guerra cruel y sangrienta que causó más de 100 000 muertos.
Durante esa etapa, Estados Unidos se mantuvo al margen, permitiendo que sus aliados se ocuparan de hacer el trabajo en el terreno. Como máximo, Washington trató de presionar a Qatar y Arabia Saudita para limitar la presencia de yihadistas y favorecer la de los mercenarios laicos. Se abrieron centros de reclutamiento en Túnez y Afganistán y se organizaron puentes aéreos desde Libia y Yemen para el traslado de decenas de miles de yihadistas que venían a morir en Siria. Al igual que en Nicaragua, hubo sirios que los apoyaron. Pero esos sirios se destinaron más bien al control de las «zonas liberadas» que al combate frontal contra el ejército regular.

De agosto de 2013 a este momento: el fracaso de la OTAN

Ante su nuevo fracaso, las potencias de la OTAN y el CCG trataron de sortear el obstáculo que representan los vetos de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU. Organizaron para ello un crimen que iban a revestir de un enorme alcance simbólico para justificar así una intervención internacional destinada a proteger a la población civil. Así podían terminar bombardeando el país, como ya lo hicieron en Libia.

El ataque químico de la Ghoutta, perpetrado el 21 de agosto de 2013, fue organizado por la OTAN. Las armas químicas llegaron a la periferia de Damasco provenientes de un cuartel turco y los medios de difusión ya utilizados anteriormente para promover la guerra fueron nuevamente movilizados para dar a aquel incidente más realce que a todo lo ya ocurrido hasta aquel momento.

Pero, ante el despliegue imprevisto de la flota rusa a lo largo de la costa siria, el Pentágono se habría visto obligado a concretar el ataque desde el Mar Rojo, o sea sobrevolando Jordania y Arabia Saudita, lo cual habría implicado a sus aliados en la guerra. Después de renunciar a implicarse en un conflicto regional, la diplomacia estadounidense se esfuerza ahora por preparar la realización de la conferencia Ginebra 2.

Ginebra 2

La conferencia Ginebra 2, que probablemente tendrá lugar a finales de enero de 2014, vendría a poner fin a 3 años de guerra. Según la versión de los hechos que logre imponerse, Siria habrá atravesado una guerra civil o habrá salido victoriosa de una agresión extranjera.

Pero, en realidad, son los dirigentes occidentales y los emiratos del Golfo los responsables de la guerra y los culpables de la muerte de 120 000 sirios y de decenas de miles de yihadistas.

Unir el Atántico y el Pacífico: un único mercado, una única moneda, un único gobierno

EE.UU. y la Unión Europea reanudan sus contactos de cara a un gran acuerdo comercial transatlántico, tras pasar la tormenta Snowden, que unirá a al área de libre comercio de Norteamérica y de la Unión Europea en un único mercado.

Mientras EE.UU. hace lo mismo para la zona del Pacífico en colaboración con otros países americanos y asiáticos.

Los grandes peligros de la Alianza Trans-Pacífico (sus siglas en inglés serían TTP):



Los amos del mundo, más cerca de convertirnos a todos a un mismo Gobierno, una misma moneda y una misma religión.